Agosto 2014

Terremoto en San Francisco

La ciudad de San Francisco está construida sobre una zona geologicamente inestable: la falla de San Andrés. La falla de San Andrés es el resultado de la colisión entre la placa del pacífico y la placa norteamericana. Como resultado de este movimiento de ambas placas la baja california se separará del continente. Ese proceso requerirá millones de años y para entonces ninguno de nosotros ni de nuestros descendientes estará presente así que no debemos asustarnos. Sin embargo en un periodo de 30 años aproximadamente los geólogos predicen un gran movimiento sísmico, superior a 8 en la escala de ritcher, de características devastadoras. Esto se conoce en San Francisco como el “Big One” o simplemente el B.O.
San Francisco vivió en 1906 un gran terremoto que casi destruye la ciudad. En aquella ocasión se alcanzá hasta un 8.6 de intensidad y la ciudad quedó arrasada con apenas un pocos edificios en pie. La cifra de muertos se estima que fue superior a los tres mil aunque las cifras oficiales facilitadas en el momento no superaban las quinientas. Se calcula que el 80% de los habitantes de San Francisco perdieron sus casas. Sin embargo los supervivientes supieron enfrentarse a la destrucción con valentía y determinación y a las pocas semanas la ciudad surgía de sus cenizas.
Los habitantes de San Francisco saben que algún día llegará el temido “big one”. El gran terremoto de una intensidad igual o superior a 8. Pero hasta entonces la ciudad bulle de actividad económica.
Mi hija María, mi yerno Alonso y mi nieto viven en Mountain View a 40 Kms al sur de San Francisco. Este verano hemos aprovechado las vacaciones para verlos y compartir unas semanas en familia. El 25 de Agosto por la mañana nos levantamos pronto. Mi hija dijo:
– ¿No habeís notado nada esta noche?
-Pues…no
-Ha habido un terremoto. Sobre las tres de la mañana me he despertado. Toda la casa temblaba. Al principio no estaba muy segura si es que estaba soñando pero vi la lámpara de la habitación que se movía.
Y entonces vemos en la noticias que el terremoto ha afectado a Napa y Sonoma dos regiones situadas al norte de San Francisco. Ha sido un grado 6 y se ha sentido hasta San José situado a 90 millas al sur, unos 150 Kms. Como os decía más arriba nosotros estamos en Mountain View a unos 130 kilómetros al sur de Napa.
Napa es un próspera región de California, situada al noreste de San Francisco, que destaca por sus bodegas y viñedos. Allí se ha rodado numerosas películas de la que destacaríamos “Entre copas” (Sideways) de Alexander Payne. El valle de Napa está repleto de bodegas, hoteles con spa, restaurantes. Teníamos pensado visitarla esta semana pero el terremoto nos obliga a cambiar los planes. Ahora Napa es un caos, más de doscientos heridos, ningún muerto, pero numerosos daños materiales, casas destrozadas, incendios, carreteras cortadas, ausencia de agua potable en numerosas casas, falta de suministro eléctrico en otras. Muchas bodegas han quedado con daños materiales importantes. Algunos comercios tardarán meses en recuperarse. Napa es una región que vive no solo de sus viñedos y de la comercialización de sus vinos sino del turismo que es ya una industria. De momento se recomienda no viajar a la zona. Así que en la cuenta de pérdidas habrá que incluir el lucro cesante del dinero que los turistas dejan en el valle. Napa tendrá que esperar hasta nuestro próximo viaje. Nos hemos librado del B.O pero mi hija y su familia se quedan en California.

¿Un nuevo remedio para una vieja enfermedad? La dieta FODMaP en los trastornos funcionales digestivos: Sindrome de Intestino Irritable y Dispepsia Funcional

El antiguo enfoque de la enfermedad

El antiguo enfoque de la enfermedad

El viejo enfoque:

Durante años los médicos generalista y los gastroenterólogos que se enfrentaban al reto de diagnosticar a pacientes con síntomas propios del síndrome de intestino irritable y la dispepsia funcional  solicitaban pruebas diagnósticas para excluir otras enfermedades orgánicas. Si estas pruebas resultaban normales y no mostraban ninguna lesión orgánica el médico llegaba al diagnóstico de enfermedad funcional. El paciente quedaba en algunos casos aliviado y el médico afirmaba: “usted no tiene nada, esté tranquilo” Pero si el paciente insistía “Pero…entonces estos gases, estos ruidos, estas molestias ¿a qué se deben?” “No se preocupe -afirmaba el médico- Eso son los nervios. Tome estas pastillas”

Todo este proceso suponía un largo “via crucis” para muchos enfermos, con largas esperas para obtener los resultados de las pruebas y la opinión del experto.  Y no hablamos del tiempo perdido, del dinero invertido del propio bolsillo o del bolsillo de seguros privados o seguridad social

Puente de la Ciudad de Bristol donde le Dr Manning desarrolló su trabajo.

Puente de la Ciudad de Bristol donde le Dr Manning desarrolló su trabajo.


El nuevo enfoque:

Este panorama cambió de manera radical a partir de 1978 cuando el doctor Manning publica en una prestigiosa revista su artículo intitulado “Hacia un diagnóstico positivo del Síndrome de Intestino Irritable”

¿Qué es lo que había cambiado? En el artículo del doctor Manning se resalta una idea básica. Si somos capaces de diagnosticar enfermedades por los síntomas y los signos ¿por qué en el SII tenemos que pedir tantas pruebas? Confiemos en nuestra metodología tradicional y encontremos los síntomas claves o guía que nos orientan hacia el diagnóstico y veamos cuantas veces nos equivocamos. La conclusión del artículo era que siguiendo unos criterios que recibieron el nombre de “criterios de Manning” la posibilidad de error resultaba ser inferior al 2%

En la actualidad la mayoría de médicos de cabecera y gastroenterólogos utilizan dichos criterios para llegar al diagnóstico y en pocas ocasiones tienen que solicitar pruebas complementarias. Sin embargo no todo es blanco o negro y hay un grupo de pacientes que presenta síntomas más confusos y presenta algún dato de alarma que obliga a una investigación más profunda.

Pero el mensaje final que todo paciente debe tener claro es que NO existe una prueba que demuestre que tienes un síndrome de Intestino irritable. Lo cual no deja de ser irritante para pacientes y para médicos.

El nuevo tratamiento

Durante años los médicos hemos utilizado múltiples fármacos para los TFD (trastornos funcionales digestivos SII y DF) con bastante éxito en la mayoría de los caso.  Desde hace unos años se empezó a prestar atención a la microbiota intestinal y surge un nuevo concepto de “hipersensibilidad visceral” La hipersensibilidad visceral se puede objetivar mediante una simple prueba y se demuestra que en los pacientes con TFD está alterada y se comienza a hablar del “Cerebro intestinal” Y ello da lugar a que se utilicen algunos fármacos antidepresivos que ya se habían utilizado anteriormente de manera empírica, sin base científica, pero con éxito. Y por otra parte se comienza a hablar de los alimentos como posibles agentes desencadenantes de los síntomas. Y aquí es donde aparecen la Dra Sue Shepherd y el doctor Peter Gibson.

Dr Gibson

Dr Gibson

Dra Shepherd

Dra Shepherd

La dieta FODMaP

El doctor Gibson es jefe del servicio de Gastroenterología en el Hospital Monash de Melbourne, Australia y la Dra Sue Shepherd, nutricionista desarrolló su tesis doctoral sobre las intolerancias alimenticias y el sistema digestivo, enfermedad Celíaca, Enfermedad inflamatoria y Sindrome de intestino Irritable. Durante sus estudios comprobaron como una dieta baja en determinados azúcares conseguía mejorar los síntomas de los pacientes con trastornos funcionales.

FODMAP o FODMaP es un acrónimo formado por la iniciales de “fermentables”, “oligosacáridos”, “disacáridos”, “monosacáridos”, “and”,  “polioles”

En la actualidad existen evidencias obtenidas  a lo largo de estos años que demuestran que una dieta con bajo contenido en FODMaP consigue mejorar los síntomas de los pacientes con trastornos funcionales.

Sin embargo una dieta con bajo contenido en estos azúcares resulta muy complicado llevarla de manera rigurosa durante un tiempo prolongado. Por otra parte mantener esta dieta por un tiempo más allá de ocho semanas puede exponer a los pacientes a carencias importantes de vitamina C o calcio.

En definitiva la introducción de la dieta FODMAP es sin duda un paso importante  en el conocimiento y tratamiento  de una vieja enfermedad. Pero no es el paso definitivo. Los paciente obtendrán mejoría en muchos de sus síntomas, gas, distensión, saciedad precoz, y se podrán liberar de tomar medicamentos pero a cambio tendrán que prescindir de un montón de sabrosos alimentos.