Consentimiento informado

Algunos pacientes piensan que el Consentimiento Informado (CI)  es un documento que los médicos hemos preparado para que si ocurre alguna complicación, este papel nos proteja frente a las demandas o litigios. Muy al contrario el CI es una forma civilizada y responsable de cooperar en su propia curación.

Cierto es que el CI es un documento elaborado por abogados, con el asesoramiento de médicos, donde se explica:

1.-La naturaleza del procedimiento: es decir en qué consiste la prueba que se va a realizar y como se va a desarrollar.

2.-Las ventajas: qué pretende su médico al solicitar dicha prueba.

3.-Sus riesgos: Es decir los peligros.

Siempre que explico a mis pacientes los riesgos de una determinada prueba les comento que el riesgo forma parte de la vida misma. Vivir es arriesgado. Podemos tener un accidente al salir de casa,  nos puede atropellar un coche o una moto, nos puede caer una cornisa en la cabeza, etc. Las situaciones de peligro son inimaginables. No por ello dejamos de practicar nuestro deporte favorito, ir en coche o salir a la calle. Sabemos que el riesgo existe pero lo asumimos pues sabemos que estadísticamente la probabilidad de que nos ocurra  algo es mínima. La realización de una prueba médica ya sea una endoscopia, un TAC con contraste u otra exploración lleva un riesgo pero su médico ha valorado las ventajas que se pueden obtener y considera que el riesgo es asumible.  El problema no es el riesgo, el problema es indicar bien la prueba y pensar que las ventajas que podemos obtener compensa con mucho el pequeño riesgo que asumimos.

4.-Sus alternativas: Para llegar al objetivo de la curación es preciso diagnosticar, es decir identificar el problema, la enfermedad. Para llegar al diagnóstico el médico debe solicitar algunas pruebas ya sean analíticas, radiografías, endoscopia. En ocasiones solo existe una prueba y no hay alternativas pero en otras realizar un Enema Opaco puede ser equivalente a realizar una colonoscopia

Así pues el CI no significa que el médico se lava las manos o tiene patente de corso.  Si él hace las cosas mal deberá responder ante la ley por muchos papeles que usted haya firmado. Usted decide lo que le conviene, nadie por muy experto que sea debe decidir por usted. Es una forma de seguir siendo personas. La enfermedad no nos hace menores de edad ni nos despoja de nuestro libre albedrío y capacidad de decisión.
No tema firmar el consentimiento informado ni se horrorice con las posibles complicaciones que se describen, muchas veces, en un lenguaje excesivamente técnico y legalista.
Aquí le presentamos dos de los modelos más habituales que utilizamos en la clínica para la realización de endoscopias.

ColonoConsentimientoInformado

Gastroscopia.Consentimiento.INformado