Endoscopia


Endoscopia significa “mirar dentro” Así que depende de donde miremos se habla de otoscopia, rinoscopia, histeroscopia, o endoscopia digestiva. Si miramos por dentro el estómago lo llamamos GASTROSCOPIA, si miramos el colon lo llamamos COLONOSCOPIA.
La endoscopia digestiva no sería posible sin el descubrimiento de la fibra óptica. Los modernos endoscopios utilizan este sistema para transmitir las imágenes del tubo digestivo. Cada fibra óptica transmite una pequeñísima porción de la imagen y el conjunto de haz de fibras compone la imagen en su totalidad. En realidad los ojos facetados de los insectos funcionan de manera similar y las modernas cámaras digitales capturan las imágenes como un panal en el que cada puntito representará un píxel. Así los modernos fibroscopios o videoendoscopios son como sondas, tubos o “mangueras” que portan un sistema de luz, insuflan aire y presentan un canal de trabajo por el que el médico podrá tomar muestras para analizar más tarde o incluso realizar actuaciones terapéuticas como realizar dilataciones, quitar pólipos o inyectar medicamentos.
La endoscopia digestiva tiene un alto rendimiento diagnóstico frente a las técnicas clásicas como el Tránsito esofagogástrico, que los pacientes no pocas veces denominan , “placas” o la “papilla” en el caso del estómago o Enema Opaco en el caso del colon.La endoscopia digestiva alta recibe el nombre de Gastroscopia.  Y en la gastroscopia se observa el esófago, el estómago y se puede alacanzar hasta el duodeno. Cuando lo que observamos es el colon o intestino grueso lo denominamos Colonoscopia.

El problema que presentan ambas exploraciones es que son molestas. Durante años en España, tanto en la medicina pública como en la privada se practicaban estas exploraciones sin sedación.  En la actualidad, desde hace más de diez años, realizamos todas las pruebas, en le Hospital Quirón, con sedación.

La gastroscopia, sin sedación, no es dolorosa pero sí desagradable y un explorador experto habrá concluido la prueba satisfactoriamente en cinco minutos. Consiste en introducir la sonda o el fibroscopio por la boca pudiendo alcanzarse hasta el duodeno.
La colonoscopia es molesta y un poco más laboriosa. Consiste en introducir dicha sonda o fibroscopio por el ano. De esta forma se visualiza el recto, el sigma y todo el colon.

El tiempo medio de una Gastroscopia desde que el paciente entra hasta que sale es de unos 25 minutos y el de una colonoscopia 35