Piedras en la Vesícula

Los médicos damos a las piedras situadas en la vesícula el nombre de colelitiasis. Existen varias circunstancias en las que un paciente es diagnosticado de colelitiasis y cada una de ellas requiere un tratamiento distinto.

En ocasiones como consecuencia de un reconocimiento ginecológico, un examen de empresa o de manera casual al realizar una placa abdomen se identifican piedras en la vesícula. El individuo queda sorprendido porque jamás ha presentado ningún síntoma y se encuentra bien. Por otra parte se hace una analítica de sangre donde no se detecta ninguna alteración.
piedrasves
Otras veces un paciente acude al gastroenterólogo por síntomas inespecíficos como malas digestiones, pesadez, distensión, intolerancia a determinados alimentos y el médico solicita una ECO hepatobiliar donde se observa una vesícula biliar llena de piedras.

Por último está el paciente que acude a un Hospital por dolor abdominal, malestar, vómitos y a veces fiebre. Ha observado que la orina es muy oscura y que las heces son más claras de lo habitual. En puertas de urgencias del centro hospitalario después de un examen y una ECO abdominal le diagnostican de cólico biliar: “Su problema está en la vesícula. Debe operarse”

Cada una de estas situaciones como decíamos al principio requiere una enfoque terapéutico distinto. Todos los médicos coincidimos en que frente a un cólico biliar hay que operarse.

En la actualidad la postura más aceptada entre los gastroenterólogos ante una colelitiasis asintomática suele ser no hacer nada.

Más complicado es el caso del paciente que acude como hemos señalado antes con síntomas inespecíficos como molestias localizadas en la región abdominal superior o “zona del hígado”, pesadez, distensión abdominal, etc. Normalmente el especialista le recomendará operarse y la mayoría mejorará sus síntomas pero existe un pequeño grupo en los que después de operados seguirán con los mismos síntomas.

¿Para qué sirve la vesícula?
La vesícula es un reservorio de un líquido que llamamos bilis. La bilis se forma en el hígado y se almacena en la vesícula. La cantidad de bilis que almacena una vesícula después de un periodo de ayuno puede alcanzar hasta unos 50 ml, el equivalente a medio vaso de vino. La bilis sirve para disminuir la tensión superficial de las grasas de manera que se emulsionen bien con los jugos digestivos y se pueden absorber con facilidad. Cuando a un paciente se le ha extirpado la vesícula la bilis fluye de manera continua hacia el tubo digestivo.

¿Por qué se forman las piedras?
Las piedras se forman por agrupación de cristales. Cuando la bilis es muy densa se forman pequeños cristales que al agruparse dan lugar a piedras.

¿Qué pasará si me quitan la vesícula?
La mayoría de las veces nada. Por el contrario en los pacientes que existen problemas en la vesícula al extirparla encuentran una notable mejoría. En ocasiones los primeros días después de una colecistectomía el paciente puede presentar diarrea que normalmente desaparece a las semanas.

¿Cómo se realiza la operación?
La intervención consiste en extirpar la vesícula. La forma en que se realiza puede ser mediante cirugía convencional. Es decir como siempre se ha venido haciendo hasta el advenimiento de la cirugía laparoscópica. Se realiza una incisión abdominal y se extirpa la vesícula. El resultado es que queda una pequeña cicatriz en el abdomen y la recuperación suele ser más lenta un mes o mes y medio hasta reincorporarse a una vida normal.
La cirugía laparoscópica consiste en realizar cuatro pequeñas incisiones en el abdomen, menos de un centímetro cada una de ellas, e introducir unas sondas por la que el cirujano extirpa la vesícula. El resultado es cicatrices apenas perceptibles en el abdomen, no es necesario ingreso en el hospital o tan solo 24 horas, postoperatorio no doloroso, una recuperación espectacular.