Pólipos gigantes: Un reto endoscópico


Hablamos de pólipos gigantes aquellos que tienen más de 2 centímetros en ocasiones hasta 4. ¿Es posible resecarlos por via endoscópica? Evidentemente quitar un pólipo gigante por via endoscópica, sin necesidad de abrir el abdomen y sin tener que recurrir a la cirugía supone para el paciente una gran ventaja. Pero constituye para el endoscopista un reto a su pericia, su habilidad y tiene sin duda riesgos.
Los pólipos gigantes pueden ser planos, es decir sin pedículo en cuyo caso la resección por via endoscópica es mucho más complicada pues el riesgo de perforación o hemorragia se multiplica exponencialmente o pueden ser pediculados lo que nos permite una resección con mayor seguridad pero no exenta de complicaciones.
Cuando un pólipo de más de 20 milímetros posee un largo pedículo lo que hacemos para evitar la hemorragia cuando lo cortemos es inyectar en la base adrenalina, una sustancia que contrae los vasos sanguíneos, y por lo tanto disminuye el riesgo de sangrado. Sin embargo la adrenalina tiene un tiempo de efecto limitado. Así que en la actualidad recurrimos a colocar un lazo o “endoloop” en la base o bien utilizamos un clip metálico.
En el primer video vemos cómo se coloca el lazo y el segundo la sección del pólipo con el asa.