¿Qué es una endoscopia?

La palabra “endoscopia” proviene del griego y significa “mirar dentro” o mirar hacia dentro. Una otoscopia, una broncoscopia, una colonoscopia son todo endoscopias. Pero aquí de lo que hablaremos será de la endoscopia digestiva alta que  recibe el nombre de Gastroscopia. 

En la gastroscopia se observa el esófago, el estómago y se puede alcanzar hasta el duodeno. Cuando lo que observamos es el colon o intestino grueso lo denominamos Colonoscopia.
El problema que presentan ambas exploraciones es que son molestas, cuando no se utiliza sedación y tienen “mala prensa” o “mala fama” entre los pacientes que han sido sometidos a ellas.  Durante años en España, tanto en la medicina pública privada se practicaban estas exploraciones sin sedación.  En la actualidad, desde hace más de diez años, realizamos todas las pruebas con sedación.
La gastroscopia, sin sedación, no es dolorosa pero sí desagradable y un explorador experto habrá concluido la prueba satisfactoriamente en cinco minutos. Consiste en introducir la sonda o el fibroscopio por la boca pudiendo alcanzarse hasta el duodeno.
La colonoscopia es molesta y un poco más laboriosa. Consiste en introducir dicha sonda o fibroscopio por el ano. De esta forma se visualiza el recto, el sigma y todo el colon.

El tiempo medio de una Gastroscopia desde que el paciente entra hasta que sale es de unos 25 minutos y el de una colonoscopia 35